Modificación de conducta

Nuestros perros viven en un mundo humano con reglas humanas, esto en numerosas ocasiones puede generar en ellos conductas que, desde nuestro punto de vista, no son apropiadas y que según la forma en la que las tratemos se convertirán en un problema de adaptación al entorno o no.

Por ejemplo, consideramos como algunos problemas de comportamiento los siguientes:

–        Perros reactivos

–        miedo a personas

–        miedo/fobia al ruido

–        ansiedad por separación

–        ladrido excesivo

–        destrozos en casa

–        agresividad hacia personas

–        agresividad hacia otros perros

–        agresividad por objetos/recursos

–        malos hábitos higiénicos

–        hiperactividad

–        estereotipias

La reconducción de esas conductas no deseadas así como otros problemas de comportamiento sólo puede pasar por una valoración del animal para comprender la base del problema. No podemos olvidar que el perro es, ante todo, un ser emocional y, desde nuestro punto de vista, este trabajo de valoración debe ir en la dirección de entender que proceso cognitivo-emocional subyace a cualquier conducta que vemos.

A partir de este momento se realizará un programa de modificación de conducta específico para el animal. La modificación de conducta tiene como objetivo promover el cambio a través de técnicas de intervención psicológicas para mejorar el comportamiento del animal, de forma que pueda desarrollar sus potencialidades y las oportunidades disponibles en su medio, optimicen su ambiente, y adopten actitudes valoraciones y conductas útiles para adaptarse a su entorno. El área de la modificación de conducta es el diseño y aplicación de métodos de intervención psicológicas que permitan el control de la conducta para producir el bienestar, la satisfacción y la propia competencia del animal.

Anuncios